A pocos días del inicio de curso nos encontramos ante una situación de:

incertidumbre vuelta al cole

Esto lo sufren tanto los adultos, como los niños.

Ante esto nos preguntamos:

Vuelta al cole-nos preguntamos

 

No nos engañemos, aunque sepamos que después se adaptarán, sin duda será difícil al inicio. No vamos a poder tener tampoco todas las certezas, pero es importante que nos recordemos lo que SÍ sabemos y cómo SÍ nos podemos proteger.

No todo es incertidumbre, hay medidas y recomendaciones establecidas que sí conocemos, sobre todo centradas en:

Medidas higiénico-sanitarias:

Lavarnos las manos, llevar mascarilla, limpiar los espacios, ventilarlos protegerá a nuestros niños. Parte de estas medidas son cosas en las que ellos pueden trabajar, y es bueno que se las recordemos procurando no transmitirles angustia. Introduzcamos esto como una nueva rutina del colegio este año.

pasos

Medidas de distanciamiento social:

Sabemos que los colegios van a trabajar en limitar el contacto, ya sea manteniendo una distancia de 1,5 metros o creando grupos estables de convivencia. Algunos crearán aulas burbuja, estableciendo una distancia mínima entre pupitres, entradas y salidas del centro escalonadas, limitación de aforo en el comedor, zonas de aislamiento ante posibles casos. Cada colegio organizará esto del modo más viable en cada centro.

pasos 2

Gestión adecuada y precoz ante la posible aparición de un caso.

Proteger la salud en las aulas’ se basa en las directrices internacionales elaboradas conjuntamente por UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y apuesta por una metodología mixta que combine el aprendizaje en línea y el presencial, además de ofrecer más recursos al docente y mantener medidas de conciliación familiar similares a las del estado de alarma.

pasos 3

Todas estas son cosas para las que es bueno preparar a los niños, explicándoselo a su nivel, sin más datos de los que pueda asimilar. No las demos por sentadas, parecen obvias, pero saber que todo está preparado y organizado les dará sensación de control. Es cierto, no sabemos aún qué va a pasar, hay mucha improvisación… pero centrémonos en lo que sí sabemos, y en transmitirles información organizada.

¿Que hemos aprendido de lo ocurrido?

Esta situación que vivimos nos cogió a todos desprevenidos y sin preparación. Era algo muy nuevo, estresante, que puso nuestra vida y la de nuestros niños patas arriba. Sin embargo, ahora ya tenemos cierta experiencia. El inicio del curso escolar es nuevo, pero la pandemia ya no. Ya tenemos ciertos aprendizajes, que pueden sernos muy útiles para esta nueva etapa. Seguro que esta situación nos ha enseñado muchas cosas, seguro que hemos aprendido a adaptarnos a los cambios. Recordárnoslo aumentará la sensación de seguridad. Podemos hacer esto también con los niños: repasar todo lo que ha ido pasando, cómo nos hemos ido sintiendo y lo que hemos aprendido.

Alta capacidad de adaptación en la infancia

Alta capacidad de adaptación en la infancia

 

¿Cómo se sintieron los niños respecto al confinamiento y el haber terminado el curso con clases en línea?

Se suspendieron de repente las clases, tuvieron que distanciarse de sus amigos y adaptarse a cambios tan importantes en su rutina. Aquí vimos varias cosas:

Los niños tienen una capacidad de adaptación mucho mayor que la de los adultos

Como es muy normal, su sistema nervioso tuvo que lidiar con todo esto y esto se vio en su dificultad para concentrarse, nerviosismo y miedo. Cada niño expresó esto de distintas maneras, algunos tuvieron problemas emocionales y de comportamiento con los que tuvimos que ayudarles. A estas alturas, parte de esta adaptación ya está hecha.

Sin embargo, no todo fue malo. Los niños obtuvieron algo que un niño siempre anhela: pasar más tiempo con sus padres. Ahora tienen las baterías cargadas, este tiempo con nosotros les ha aportado seguridad y calma para momentos como el que estamos viviendo. Los profesores también ayudaron, y la presión académica fue menor el curso pasado, con lo que se lo pusieron más fácil.

Muchos se sintieron saturados, pero esto ha tenido efectos curiosos, como que tengan más ganas que nunca de volver al colegio, y de tener clases presenciales.

Preocupaciones: ¿QUE NOS PREOCUPA?

que nos preocupa

Es cierto, también estamos preocupados, son muchas las variables a tener en cuenta. Estas preocupaciones conviene mirarlas de frente, y analizarlas de una en una. Si las miramos todas a la vez, nos desbordarán. También es importante pensar en esas preocupaciones buscando soluciones prácticas. En algunos casos, una solución práctica y realista es la opción menos mala (no sirve de nada pensar como solución en que la pandemia desaparezca de la noche a la mañana).

Una preocupación razonable es el temor al contagio. Además, como adultos seguro que sabemos mantener y seguir las medidas de distancia, pero en el caso de los niños pequeños, sabemos que puede costarles más trabajo o incluso olvidarse de ellas al jugar con sus amigos.

como preocuparnos mejor

 

¿Es malo sentir miedo ante esta situación?

En absoluto, al igual que el asco ante un alimento mohoso nos impide comérnoslo, el miedo pone en alerta todos los sentidos y ayuda a buscar formas de protegernos. En estos momentos, es una emoción muy buena que hace que la gente aumente la prudencia a la hora de relacionarse con los demás. Hace que tengamos más cuidado con las medidas de higiene y, más que nunca, nos invita a proteger a nuestros seres queridos evitando exponerlos, en la medida de lo posible.

miedo adaptativo